viernes, 29 de mayo de 2015

EL ARROZ PINTA DE VERDE LA MARJAL

Estamos justo a finales de mayo y el arroz que se sembró a primero de mes ya empieza a despuntar sobre la superficie del agua de los arrozales pintando de verde gran parte de la marjal.
Ahora las aves que acuden a los arrozales están muy dispersas y solo resultan relativamente abundantes las cigüeñuelas y las pollas de agua. También se pueden observar azulones, alguna gaviota de Audouin, algunas ardeidas (garza real, garceta común o cangrejera), algún calamón, canasteras, chorlitejos chicos y poca cosa más.  
Resultan especialmente llamativos los nidos de las cigüeñuelas que crían en los arrozales y que ahora mismo son muy visibles incluso a largas distancias. En pocos días, el arroz seguirá creciendo y los acabara ocultando. 
En el entorno de los arrozales es facil ver nidos de cigüeñuela y chorlitejo chico.
La actividad del sembrado va a crear un conflicto entre arroceros y aves, pues un buen número de ellas (sobre todo patos, pero también pollas de agua, calamones, flamencos y otras zancudas) encuentran que son un bocado suculento tanto los brotes tiernos como el grano de este cereal. 
Y especial cuidado hay que tener con los campos que lindan con zonas de carrizal, pues es allí donde se refugian sus potenciales enemigos. 
Los métodos de disuasión que emplean los arroceros van desde los clásicos espantapájaros (algunos ciertamente muy logrados), pasando por distintos tipos de vallados disuasorios hasta métodos más sofisticados como los cañones de aire, los cuales emiten periódicamente una fuerte explosión parecida a un disparo.


Estado actual de los arrozales




Nido de cigüeñuela en la marjal
Ahora mismo estos nidos son muy visibles
Azulones en la marjal
Nidos de cigüeñuela


Nido de chorlitejo chico
Colorido vallado anti aves

Espantapajaros muy logrados


Cañón de aire

martes, 26 de mayo de 2015

ESTORNINO PINTO

El estornino pinto es un ave de mediano tamaño, compacta, con patas fuertes y cortas de color rosado, y pico puntiagudo. Exhibe un plumaje de color negro dominante, con reflejos violáceos y púrpuras, y con un moteado variable de pintas blanco-amarillentas. En invierno, el moteado resulta especialmente intenso, mientras que en verano es menos evidente. Tiene el pico de color amarillo en verano y negro en invierno. Los jóvenes presentan tonos pardo-grisáceos.
La especie ha colonizado recientemente la Península Ibérica como reproductora, y en la actualidad se halla en expansión. Durante el invierno ocupa toda la Península y Baleares.
Este pájaro se comporta en nuestro país como un migrante parcial o residente. Las poblaciones del sur de Europa, incluidas las españolas, son sedentarias, con movimientos de escasa entidad. Sin embargo, la Península Ibérica y Baleares reciben en invierno un importante contingente de estorninos procedentes del centro y norte de Europa.
La población española ocupa una amplia variedad de paisajes agrícolas y semiurbanos. Resulta común en campiñas arboladas con pastizales y cultivos, huertos, prados, cultivos de cereal, bosques aclarados, viñedos y parques urbanos.
Forma grandes bandadas que pueden ser beneficiosas para la agricultura por combatir plagas, ya que consumen grandes cantidades de insectos y otros invertebrados. Sin embargo, los mismos estorninos pintos pueden llegar a ser considerados plaga, cuando acaban con cultivos de frutas y desentierran brotes agrícolas. También pueden representar una molestia cuando las bandadas pernoctan en cables o postes urbanos, por el volumen del ruido y de los excrementos que producen. 











 

domingo, 24 de mayo de 2015

ESTORNINO NEGRO

El estornino negro es un ave de tamaño mediano, aspecto compacto, patas cortas y fuertes, y pico puntiagudo. Luce una coloración uniformemente negra, con ciertos brillos verdes y púrpuras. Tiene el pico amarillo en verano y oscuro en invierno. Ambos sexos resultan similares, y los jóvenes son uniformemente pardos.
Este pájaro emite un canto prolongado, con una amplia variedad de silbidos, chasquidos e imitaciones.
Su distribución se limita al Mediterráneo occidental. Ocupa la Península Ibérica, el noroeste de África y las islas de Córcega, Cerdeña y Sicilia. 
Se trata de una especie básicamente sedentaria, con movimientos locales dispersivos o nomádicos en invierno, de entidad variable. 
Especie de acusadas tendencias antropófilas. Una elevada proporción de la población utiliza las edificaciones humanas para construir sus nidos. Cría también en oquedades de árboles de cierto porte, pero es raro en formaciones boscosas densas. Se alimenta preferentemente en el suelo, en prados y pastos, pero no rehúye zonas cultivadas, bosques aclarados y árboles. Es más abundante en encinares adehesados y en zonas agrícolas de regadío. 
Son grandes consumidores de semillas y frutos, así como insectos, desplazándose en masa allí donde hay sobreabundancia de éstos. Lo mismo eliminan una plaga de gusanos que quitan unos kilos de aceitunas a un olivar. 
Es muy gregario a lo largo de todo el año, con vínculos de pareja tanto monógamos como polígamos. El periodo de cría se extiende de abril a julio, con posibilidad de efectuar dos puestas anuales. Cría en cavidades de árboles, en taludes rocosos o arenosos y en edificios humanos.













  



sábado, 23 de mayo de 2015

PONIENDOSE MORADOS

Las aves son unos seres muy bien adaptados para aprovechar todas las fuentes de alimentación que se les puedan presentar en su hábitat. Así pues, una oportunidad como el hecho de que durante este mes empiezan a madurar algunos frutos como las moras, no pasa desapercibido en el mundo de las aves y muchas y muy variadas especies acuden a alimentarse de este momentáneo maná.
Tras algunas horas de observación en una morera estos últimos días, la nómina de aves que han pasado por ella es larga y variada: estornino negro  y pinto, gorrión común y molinero, verderón, verdecillo, mirlo, paloma torcaz, curruca capirotada y cabecinegra, carbonero común, papamoscas gris, mito, urraca, cotorra gris y hasta un par de ardillas rojas.
Además, esta fuente extra de alimentación, aunque efímera, aparece en el momento más oportuno, pues muchas especies están en este momento alimentando a sus pollos volantones, y nada más fácil que pasarse por una morera plena de frutos y atiborrarse de ellos sin apenas esfuerzo. Solo la llegada de alguna urraca produce cierto caos en el resto de comensales. 
Los estorninos son las aves que acuden con más asiduidad a la morera, seguidos de los gorriones comunes y molineros. Al papamoscas gris, en cambio, solo lo vi comer un par de insectos, quizás atraído más por los insectos que acuden a la fruta madura, que por el fruto en sí mismo.


Los estorninos negros se ponen literalmente morados




Los estorninos pintos tambien, pero menos

Los pollos de estorninos se aprovenchan de la abundancia de moras


Los gorriones comunes tambien acuden a la llamada de las moras







Criando a la porle

Gorrión molinero
Mirlo
Urraca
Paloma torcaz
Hembra de curruca capirotada
Cotorra gris