miércoles, 25 de marzo de 2015

LAGUNERO EN SU SALSA

El aguilucho lagunero es la rapaz por excelencia de las zonas húmedas, y la Albufera de Valencia no podía ser una excepción.
Sin embargo, es una rapaz muy escasa en la época de reproducción, tanto que incluso no está claro que ahora mismo se reproduzca en la alfufera.
En cambio, en invierno se convierte en una rapaz muy abundante, pues numerosos ejemplares de otras latitudes eligen la placidez de nuestro clima y la gran abundancia de acuáticas que también viene a pasar el invierno en nuestra querida albufera. 
El primer ejemplar de esta bonita rapaz lo he pillado en su biotopo por excelencia, los carrizales que pueblan los márgenes de una acequia donde abundan sus presas. 















    



AL AGUARDO DEL LAGUNERO

El aguilucho lagunero es una rapaz a la que le tenía muchas ganas y era un objetivo  prioritario para este invierno.
Bueno, pues por fin el trabajo dio sus frutos. Hasta once sesiones y cerca de 40 horas he tenido que dedicar para poder capturar fotográficamente hablando a esta magnífica rapaz.
Lo llevo intentando durante todo el invierno y en los más variados biotopos (marjal, manchas de carrizal, acequias e incluso en un descampado) y hasta ahora por unos u otros motivos no había tenido éxito.  
Como todas las rapaces el lagunero es muy cauto y desconfiado, por lo que para poder fotografiarlo en condiciones hay que hacer un buen trabajo de campo, consistente sobretodo en buscar una buena ubicación y construir un hide muy bien camuflado y perfectamente integrado en el entorno, ya que si no es así, el lagunero notara los cambios y recelara. 
Conociendo que este aguilucho tiene ciertas tendencias carroñeras, para atraerlo he utilizado carcasas de pollo en las cebas previas y conejo muerto para las sesiones de fotos. 
Conseguir conejo muerto con piel no es difícil. En época de caza algunos cazadores congelan algunas de sus piezas cobradas para luego venderlas como carne a lo largo del año. Una vez descongelado esta como recién muerto y sin duda es un buen reclamo para estas rapaces.  
En este caso lo he podido fotografiar en los márgenes de una acequia ancha donde periódicamente acuden a cazar y el hide lo he camuflado en el interior de un montón de cañas secas y rotas. 
En este caso acudió un ejemplar del tipo joven o hembra, que ha aceptado de buen grado el cadáver de conejo y ha estado alimentándose de él cerca de 45 minutos. 
Aunque las primeras en localizar el cadáver del conejo fueron las siempre atentas urracas, tuvieron que esperar impotentes hasta la llegada del aguilucho para poder empezar a pillar algún resto de carne. Cuando el lagunero se dio por satisfecho con la comida y levanto el vuelo, entonces ya sí pudieron entrar a saco a repelar los restos del conejo que había dejado la rapaz.     
   

Las urracas casi siempre son las primeras en llegar

Finalmente aparecio el aguilucho lagunero



Cuando el lagunero termino de comer, llego el turno de las urracas
El hide debajo de las cañas resultaba casi invisible
Solo asoma la punta del zoom
Interior del hide
      

domingo, 22 de marzo de 2015

VUELTA AL INVIERNO

A primeros del presente mes parecía que la primavera había entrado como elefante en una cacharrería, con temperaturas muy altas y días radiantes de sol.
Visto lo visto, fue un espejismo, y aunque la primavera sin duda llegara, esto será a su debido tiempo.
Llevamos varios días con una fuerte perturbación que está afectando  al este de Península Ibérica y especialmente a la zona mediterránea, lo que ha provocado frio, fuertes vientos, algunas tormentas, abundante lluvia y unos cielos que permanecen nublados casi de forma permanente. Y ya resulta raro que en la costa valenciana pasemos varios días seguidos sin ver el sol. 
Como nunca llueve al gusto de todos, estas generosas lluvias justo antes de comenzar las estaciones más cálidas de año, habrán venido y nunca mejor dicho, como agua de mayo a nuestros sedientos acuíferos; aunque también habrán dado algún que otro disgusto al mundo fallero, que ha sufrido una climatología de lo más adversa para el normal desarrollo de sus actividades festivas. 
Si bien estos días no me van bien para fotografiar aves, pues los hides están muy empapados y las ópticas de que dispongo (de baja luminosidad) sufren mucha merma de calidad con esta luz tan pobre, es muy buen momento para pasear y disfrutar de matices y colores en el campo que son difíciles de apreciar con tiempo soleado. 


Uno de los ultimos aguaceros en la ciudad de Valencia
Amanece muy nublado en la playa de la devesa

Casal d´Esplai
Potente acumulación nubosa
Nubes anunciando el proximo chubasco en la marjal

Algunos rincones del monte de la devesa son realmente selvaticos


 


Devido al fortisimo aguacero que cayo en la madrugada del dia 23, la marjal vuelve a estar inundada.
Esta presencia momentanea de agua a atraido nuevamente a algunas aves como garzas, gaviotas o azulones a los arrozales.
No se a ciencia cierta si es a consecuencia de tantos dias seguidos lloviendo, pero todos los nidos de tortola turca que estaban incubando huevos en los jardines de alrededor de mi casa han sido abandonados.


Los arrozales vuelven a estar inundados



Garza real
garceta común con plumaje nupcial