martes, 18 de noviembre de 2014

ENFANGADO TEMPRANO

Aunque el ciclo de cultivo del arroz en la albufera de Valencia es muy concreto y dicta que el enfangado de los arrozales se realiza entre los meses de enero y febrero, cuando los arrozales se vacían del agua de la perellona; desde hace algunos años, se permite que se adelante el enfangado de determinado arrozales cuando las condiciones de humedad y temperatura así lo aconsejen.
Al parecer ello es debido a que los arrozales más alejados del lago (más elevados) tienen problemas para mantener la prolongada inundación invernal por falta de recursos hídricos, lo que unido a las suevas temperaturas  provoca la descomposición de la paja sobrante que ha quedado en los campos, pudiendo ocasionar molestias a la población del entorno y efectos negativos sobre la salubridad del agua.
Por otra parte mediante el mantenimiento del rastrojo, sin levantar, hasta al menos el 1 de febrero del año siguiente al del cultivo, se propician condiciones favorables al cobijo de determinadas especies del ecosistema. La coexistencia de superficies inundadas y superficies de rastrojera favorece la biodiversidad al conformar un paisaje alterno de zonas inundadas y no inundadas. 
Sin ir más lejos, esta mañana estaban enfangando un arrozal cercano al Saler y ayer estaban haciendo lo mismo con uno lindante con Pinedo. 
Como es habitual durante estas acciones, multitud de garcillas bueyeras, garcetas comunes, gaviotas reidoras y gaviotas sombrías se han acercado hasta estos arrozales a pillar comida fácil.


Un tractor enfangando un arrozal en el Saler el dia 18-11


Un tractor enfangando un arrozal en Pinedo el día 17-11


Garcetas comunes y reidoras al reclamo de comida facil


No hay comentarios:

Publicar un comentario