jueves, 23 de octubre de 2014

A LA CAZA DE RAPACES

El tema de las rapaces siempre me ha resultado apasionante, aunque abordar su fotografía me resulta un tema harto complicado.
Si bien es conocido que en verano la presencia de rapaces diurnas es muy escasa en la albufera, reduciéndose a unas parejas de cernícalo vulgar y a un puñado de aguiluchos laguneros no reproductores, en invierno la cosa cambia radicalmente.
En la estación fría recibimos a muchos visitantes que vienen huyendo de los rigores del invierno de sus áreas de cría, y entre ellos infinidad de rapaces; aguiluchos laguneros, ratoneros, culebreras, gavilanes, cernícalos, algunas águilas calzadas y otras muchas especies aunque en número mucho más bajo, como algún azor, milanos, águila pescadora, alcotanes o incluso halcones peregrinos. 
Las rapaces vienen a buscar dos factores que en la albufera y en su entorno hay en abundancia, buen clima y abundancia de presas.
El invierno pasado ya hice una intentona de fotografiar aguiluchos laguneros y ratoneros, pero empecé en febrero y ya era un poco tarde pues el retorno a sus áreas de cría estaba muy cercano e incluso algunos individuos ya lo habrían comenzado.  
Al lagunero lo intente en la marjal de Alfafar y al ratonero en un descampado cercano a Silla. El cebo utilizado fueron carcasas de pollo y el resultado fue decepcionante. 
En cinco sesiones intentadas con el lagunero, no llego a aparecer en ninguna de ellas y en su lugar gaviotas sombrías, urracas, ratas e incluso garcillas bueyeras dieron cuenta de las carcasas de pollo. 
Al ratonero le dedique otras cuatro sesiones, y aunque llego a aparecer en una ocasión, fue muy fugaz, pues enseguida desconfió y levanto el vuelo. Un par de fotos de mala calidad es toda mi recompensa a horas y horas de larga espera. 
Este invierno lo volveré a intentar y espero haber aprendido lo suficiente para conseguirlo. Creo que las claves son una buena localización en su territorio de caza habitual y que el camuflaje del hide debe rozar la perfección.

Gaviota sombrias y bueyeras dando buena cuenta de las carcasas de pollo

 

Busardo ratonero

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario