miércoles, 7 de mayo de 2014

CHORLIS A RAS DE SUELO

Estamos a primeros de mayo y ya están aquí las dos especies de chorlitejos que crian en el entorno de la Albufera: el chico y el patinegro. El chorlitejo grande solo podremos observarlo como invernante y durante los pasos migratorios.
Bastante más fácil de observar el chico que el patinegro, quizás sea debido a sus diferentes  requerimientos para nidificar. Mientras que el chico solo necesita descampados, pedreras, eriales e incluso vertederos para ubicar su nido, el patinegro requiere de dunas costeras de calidad y con suficiente tranquilidad para establecer su nidada, algo cada vez mas difícil de conseguir en nuestra abarrotadas playas.
Sin tener datos concretos, si es cierto que hace unos 15 años era habitual ver nidos de patinegro en todo el cordón dunar que va desde la Gola de Pujol hasta el campo de golf, e incluso en las dunas de los alrededores de las urbanizaciones de les Gabines y la Casba. Hasta en la playa urbana de Pinedo me sorprendí una vez con un pollito de pocos días de edad de esta especie.
Actualmente, en todas estas zonas de playa están prácticamente ausentes, y sus lugares de cría se reducirán a las reservas integrales y a la playa de la Punta, también reserva y cerrada al público al sustentar una colonia de charrancitos.
Durante esta primera semana de mayo, me he entretenido en practicar “tumbing” con estas dos especies de aves tan inquietas y vivarachas. 
El “tumbing” es una técnica fotográfica en la que el fotógrafo esta cuerpo a tierra y las fotografías tienen una interesante perspectiva al realizarlas a ras de suelo.
Como elementos positivos es que el hide tiene menos relieve y es más fácil de disimular y como negativo la postura muy incómoda para las cervicales, por lo que no conviene abusar mucho de esta técnica.    


Chorlitejo chico








Chorlitejo patinegro



No hay comentarios:

Publicar un comentario