sábado, 22 de febrero de 2014

AGUILA CALZADA EN FASE CLARA


El águila calzada es la más pequeña de las águilas, de ahí que también se le denomine “aguililla calzada”.
Es una rapaz de tamaño medio, formas estilizadas, alas largas y estrechas, tarsos completamente emplumados y vuelo ágil, que se caracteriza por presentar dos plumajes completamente diferentes: uno claro (mucho más frecuente) y otro oscuro, además de coloraciones intermedias entre ambos.
Por encima ambas fases son iguales, pero por debajo se aprecia como en la  fase blanca tiene el pecho y vientre blancos y la cola de color canela. La fase oscura  presenta todas las alas y la cabeza de color marrón. El águila calzada cuenta con una cabeza ancha y redonda, que presenta un pico poderoso para despedazar a sus presas. 
Se trata de un ave fundamentalmente migradora de largo alcance, aunque los ejemplares de Baleares se muestran sedentarios. En los últimos años se viene registrando un cierto número de individuos que pasan el invierno en las marismas del Guadalquivir y en las provincias costeras del Mediterráneo, lo que se interpreta como un fenómeno relacionado con posibles procesos de sedentarización. 
Su hábitat preferido son  los bosques, considerándose una especie típicamente forestal, aunque se desplaza a zonas más abiertas para cazar. 
Las aves constituyen, en la mayoría de las regiones, el grueso de la dieta de esta rapaz. Normalmente, elige especies de tamaño medio, que varían en función de las disponibilidades del hábitat que ocupan, si bien sus presas más comunes son palomas torcaces, perdices, mirlos, zorzales, rabilargos, urracas, arrendajos, abubillas o codornices. El conejo es el mamífero que más consume y, allí donde todavía abunda, se constituye en una pieza básica de la alimentación del águila. 
Esta entrada será para mostrar ejemplares en fase clara.













 

No hay comentarios:

Publicar un comentario