sábado, 8 de febrero de 2014

AGUILUCHO LAGUNERO OCCIDENTAL

El aguilucho lagunero es una rapaz de tamaño medio y aspecto bastante estilizado, aunque ciertamente más robusto que los restantes aguiluchos presentes en nuestra fauna, a los que también supera en envergadura. 
El macho tiene la cabeza y la nuca grisáceos, las partes inferiores son rojizas y van pasando a un tono crema según avanzamos hacia el pecho, y la parte inferior de las alas es blancuzca con las puntas negras. La hembra es más grande, con un plumaje en general pardo-achocolatado pero con la cabeza, la garganta y los hombros amarillentos. Son frecuentes los casos de melanismo y de diseños atípicos.
Se trata de una especie residente en la Península, donde recala también un importante flujo de migrantes originarios de Centroeuropa y los países nórdicos, una parte de los cuales permanece entre nosotros todo el invierno, en tanto que otra continúa su periplo migratorio hasta cruzar el estrecho de Gibraltar entre septiembre y la primera quincena de octubre. Las aves que acuden para invernar se instalan, preferentemente, en grandes humedales del sur y este de la Península, territorios que abandonarán al comienzo de la primavera. 
Está ligado a humedales con abundante vegetación palustre: carrizo, eneas y juncos. Para cazar suele verse en campos de cultivo, baldíos o pastizales. También puede establecerse en grandes extensiones de cereal. 
Su dieta se basa en pequeños mamíferos (conejos, roedores), aves, reptiles, y en menor medida anfibios, peces y huevos.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario